Comparte

[the_date]

Por Mónica González, CX Strategist Support, innovation leader

5 minutos de lectura

Desafíos

[the_tags]

Está claro que el marketing exige cambios constantes, pero sobre todo mucha labor de investigación sobre nuevas tendencias y tecnologías. Conocer cómo la tecnología está cambiando la dinámica de otros sectores será clave para anticiparse a los cambios futuros de nuestro propio campo. Hoy proponemos echar un vistazo a las novedades que el sector financiero está atravesando; y es que aunque no lo crean, la tecnología detrás de los famosos bitcoins va a sacudir la idea de marketing que hasta ahora conocemos.

Estarán de acuerdo con el hecho hoy hablar de bitcoins, blockchain o minería de datos ya no suena a chino. Lo que comenzó siendo “la moneda del futuro” es ya una realidad. Más allá de sus altibajos, el valor de los bitcoins va mucho más allá de una cifra económica. Hablar de  blockchain, el sistema que hay detrás, es lo que realmente ha causado una revolución en muchos aspectos.

Cuando Satoshi Nakamoto (pseudónimo del fundador de Bitcoin) dió a conocer en 2008 la moneda, presentó también lo que era el blockchain, una tecnología libre de permisos a la que cualquiera puede acceder y garantizar que algo (datos, dinero, información, etc) va de un punto A a un punto B con la confianza plena de que no habrá errores, hackeos o pérdida de información en el proceso.

Entender el concepto Blockchain no es una tarea fácil, sin embargo asimilar su utilidad es importante para poder emplearlo en marketing. Podríamos decir que es una red distribuida y descentralizada de códigos de información, o quizá resulta más fácil verlo como un libro único distribuido entre muchos puntos o bloques, en el que la información está repartida y asegurada por un código exclusivo (hash) enlazado a otros bloquar.

Lo que es un hecho, es que por su funcionamiento encadenado, no se puede hackear. La información temporal creada en bloques se sella con códigos de bloques anteriores y si alguno de ellos se modificara, la cadena se rompería y el resto de la información no podría ser leída. Por si esto fuera poco, la información está descentralizada, lo que significa que no hay un emisor central de hashes o códigos, sino que existe una red en la que se “minan los datos” y para modificar la información habría que hacerlo en todos los ordenadores al mismo tiempo, lo que evidentemente es imposible.

La garantía de seguridad que ofrece es uno de los motivos por los que el blockchain se está haciendo un hueco en el marketing futuro. El uso del big data crece rápidamente, es necesario tener una identidad digital única y digitalizar información que es confidencial y tener una tecnología que garantiza blindar nuestra información, es imprescindible.

En este sentido, hace poco Kodak informó que usará esta tecnología para resguardar el trabajo de los amantes de la fotografía. La propuesta es un de sello digital para fotógrafos que permite dar seguimiento virtual y proteger la propiedad intelectual de sus fotografías.

Pero además de la seguridad Blockchain supone eliminar intermediarios de los procesos comerciales y de comunicación tal como hasta ahora los conocemos, como la compra de pauta.  En finanzas, cortar al intermediario significa eliminar la necesidad de usar bancos, ya que la función principal de una institución financiera es almacenar y transferir su dinero de manera confiable. En marketing, estas capacidades podrían ser tomadas por empresas como Google o Facebook, quienes podrían asegurar la confiabilidad de sus ‘transacciones’ o campañas publicitarias.

De esta manera se estaría otorgando mayor autonomía y autoridad al cliente, siendo responsabilidad de las empresas innovar para cubrir las necesidades de sus consumidores y ser parte de una cultura transaccional moderna.  Esto es, cuando desee publicar un anuncio, los propietarios de un sitio podrán comunicarse directamente con la plataforma de pauta, lo que traerá una disminución controlada de costos adicionales y un aumento del margen de beneficios.

Para muchos se trata de un futuro lejano, pero imaginen que muchos de los productos digitales que hoy tanto se usan, puedan estar protegidos con hashes como códigos de seguridad inviolables, o que aquel contrato importante con todos tus datos personales será enviado bajo las más estrictas políticas de seguridad que ofrece el minado de datos,  que los nuevos wearables que nos compramos queremos sincronizar con todos nuestros compañeros en la empresa, trabajan con redes blockchain super seguras y que nadie podrá utilizar la data extraída a menos que nosotros lo permitas.

¿No parece tan lejano verdad?

_______________

Artículos Relacionados